- "POR AMOR A LOU"

DE  MARIO  DIAMENT

 DIRECCION    MANUEL IEDVABNI

VESTUARIO  DANIELA TAIANA

ESCENOGRAFIA ILUMINACION Y MULTIMEDIA
TITO EGURZA

TEATRO  NACIONAL CERVANTES -  BS. AS -  2011


- - - -




dramaturgia de
Mario  Diment

diseño  sonido    Martín  Rur
asistencia de dirección   Monica  Quevedo
producción manager    Daniela Szlak

vestuario de
Daniela  Taiana

escenografía, iluminación y multimedia de
Tito  Egurza

dirección  de
Manuel  Iedvabni


PRODUCCION:   TEATRO  NACIONAL CERVANTES

Lou  Andreas-Salomé
 María Socas

Friedrich Carl Andreas     Horacio Roca
Sigmund Freud    Héctor Bidonde

Friedrich Nietzsche    Walter Jakob
René María Rilke     Juan Grandinetti
Paul Rée      William Prociuk
Viktor Tausk   Joaquín Berthold
Hendrik Guillot     Heinz Krattiger
Sarah    Ana Luz Kallsten
Otto Brahm    Ariel Levenberg

Actores en filmación:

Johann Gottfried Kinkel    Arturo Bonín
Helene Deutsch     María Leal
Gerhart  Hauptmann    Juan Gil Navarro

ESC: 26    -   VIENA  (DICIEMBRE DE  1912)   -  CONSULTORIO  DE  SIGMUND  FREUD -    (FOTO DEL ESPECTÁCULO)

TOP
VOLVER ARRIBA
-


ACERCA  DE  LA   OBRA

LOU  ANDREAS-SALOMÉ


MARIO DIAMENT

La Lou Andreas Salomé de Diament dice: ‘Como sabrá, crecí en medio de hombres. Tal vez por esa razón intuí muy pronto que los hombres tendían a desear de mí más de lo que yo deseaba de ellos, y yo tomé lo que deseaba tomar’. 

La pieza está construida como una epopeya. Lou nace con la abolición de la servidumbre en Rusia (1867) y muere cuando los nazis ya estaban en el poder (1937). Fue el período en que Nietzsche enunció su ‘Dios ha muerto’ para llegar a Freud con sus formulaciones psicoanalíticas y su práctica de tratamiento.

Es el tiempo en que Lou, buceando en las ‘mujeres-muñecas’ de Ibsen, avanza en las posibilidades de la ‘nueva mujer’. Autosuficiente, creía en la liberación de las cadenas de la sexualidad matrimonial. Lou dirá: ‘El mundo entero estaba en erupción. El espíritu de la revolución lo impregnaba todo. El arte, la ciencia, la filosofía, la política, la moral. Todo era debatido, cuestionado. Fue un verdadero privilegio haber vivido en ese tiempo’”

Lou Andreas Salomé, la mujer, la escritora, que bien puede simbolizar la lucha por trascender convenciones y tradiciones en ideas y en estilos de vida. Lou nació en San Petersburgo.  A los 20 años dejó su casa natal y viajó a Zurich para iniciar estudios universitarios. Poco después conocería a una figura del feminismo alemán Malwida Von Meysenbug, amiga de Wagner, y a través de ella, a Nietzsche y a Paul Ree. Inteligente, creativa y original se relacionó con hombres de genio - Rainer Maria Rilke, Sigmund Freud - sin someterse a ellos.

La escritora francesa Anaïs Nin lo cuenta de esta manera "El conflicto entre el deseo de fusionarse con el ser amado y, al mismo tiempo, mantener una identidad separada, es la lucha de la mujer moderna. Lou vivió todas las fases y evoluciones del amor, de la entrega a la resistencia; de la expansión a la contracción. Se casó y llevó una vida no matrimonial; amó tanto a hombres mayores como a jóvenes. Se sentía atraída por el talento pero se resistió a servir meramente de discípula o de musa. Nietzsche admitió haber escrito Zarathustra bajo su inspiración y afirmó que ella comprendió su obra como ninguna otra persona"

-
" POR  AMOR  A  LOU " :  28  ESCENOGRAFIAS

MANUEL  IEDBAVNI
"Por Amor a Lou" está estructurada como una crónica, casi cronológica de la concepción de vida y las pasiones de Lou Andreas-Salomé,  con un texto que tranquilamente se podría adaptar a un guión cinematográfico.  En teatro la tarea  de ponerla en escena es, del punto de vista técnico, una tarea ardua y complicada.
Está dividida en 30 escenas que trancurren entre los años 1878 cuando  ella contaba con 17 años y 1937  el día de su muerte a los 75 años .

Comienza en 1936 cuando encarga a una ayudante la clasificaciñon de su archivo de correspondencia.  Estas cartas serán los disparadores, tipo flash-bach, de los momentos mas importantes de su vida. Estos momentos son los jugados en 16 escenas por los actores.
Entre escena y escena se intercalan 14 cartas que a veces "se adelanta" preanunciando lo que vamos a ver y otras veces es "consecuencia" de la escena que ya vimos.

Salvo dos excepciones, todas transcurren en fechas y lugares distintos, es decir  que, en total,  existen 28 espacios diferentes con otras tantas escenografías.


ESC: 6    -  ROMA  (21 DE MARZO DE  1882)   -  IGLESIA  SAN  PIETRO  IN  VINCOLE  -    (FOTO DEL ESPECTÁCULO)

LAS   SOLUCIONES
La decisión que tomamos con el director Manuel Iedbavni, para hacer posible contar esta historia, fue utilizar "escenografía virtual" (proyectada) y la grabación, en video, de las cartas, actuada por los mismos remitentes con sus respectivas ambientaciones escenográficas que tambén, croma mediante, serían hechas por computadora en 3d. La comprobación de la posibilidad de tener un "ancho" de proyección de mas de 9 m (con una lente de 0.8) facilitó enormemente la toma de decisión, dejando la pantalla central del dispositivo para los videos de las cartas.
El dispositivo escénico se solucionó con tres posibilidades de acceso para la puesta en escena
ANGULOS DIFERENTES PARA 3 TOMAS VIRTUALES
-
ESCENOGRAFIAS VIRTUALES PARA LAS 14 CARTAS
METODO DE TRABAJO

Para la concreción de las escenografías virtules para las cartas se seguió la siguiente metodología:

1- Construcción en 3d de los diseños dispuestos para
    cada carta

2- La maqueta virtuál es enfocada por 3 cámaras virtuales con        diferente ángulo de enfoque

3- Se hacen los renders para cada uno de los ángulos

4- Se graba en video cada carta con el ersonaje
    correspondiente por tomas sobre fondo "verde croma"

5- Se edita el video incorporando los "renders" como fondo

EJEMPLO PARA CARTA 1: LOU AL PASTOR
ANGULOS DIFERENTES PARA 3 TOMAS VIRTUALES
RENDERS PARA FONDOS DE CADA TOMA
UNA VEZ SELECCIONADAS LAS TOMAS SE EDITAN Y SE INCORPORA EL FONDO VIRTUAL
EJEMPLOS DE OTRAS CARTAS
--
EJEMPLOS ESCENOGRAFIAS VIRTUALES DE ESCENAS
(FOTOS DEL ESPECTACULO)
-

ESC: 3    -  SAN PETERSBURGO  (1788)   -  CASA DEL PASTOR GUILLOT  -    (FOTO DEL ESPECTÁCULO)

ESC: 12   -  LAGO D´ORTA - MONTE SACRO  (1882)   -  IGLESIA  SAN  PIETRO  IN  VINCOLE  -    (FOTO DEL ESPECTÁCULO)

ESC: 16    -  BERLIN  (1889)   -  CASA DE LOU Y ANDREAS -    (FOTO DEL ESPECTÁCULO)

ESC: 24    -  BERLIN  (1901)   - UN CAFE DE BERLIN  -    (FOTO DEL ESPECTÁCULO)

ESC: 28   -  VIENA  (1919)   - DEPARTAMENTO DE VIKTOR TAUSK  -    (FOTO DEL ESPECTÁCULO)

ESC: 1 y  ESC: 30    -  GÖTTINGEN  (1936)   - CASA DE LOU  -    (FOTO DEL ESPECTÁCULO)

 ESC: 31   -  GÖTTINGEN  (1936)   - CASA DE LOU  -  MUERTE DE LOU   (FOTO DEL ESPECTÁCULO)



TOP
VOLVER ARRIBA
 


 

.
CRITICA 


Sábado 03 de septiembre de 2011

Por amor a Lou

Por Ernesto Schoo | LA NACION

Dos mujeres singulares se dedicaron, desde fines del siglo XIX y comienzos del XX, en una Europa en la que todavía se viajaba de un país a otro sin pasaporte, a coleccionar genios: Lou Andreas-Salomé (1861-1937) y Alma Schindler (1879-1964). Denodadas cultoras de la caza mayor, rivalizaron en exhibir airosamente sus trofeos: los de Alma fueron Gustav Mahler, Walter Gropius y Oscar Kokoshka, más un final y algo averiado Franz Werfel; los de Lou, Rilke, Nietzsche y Freud (se supone que este último sólo en calidad de maestro, pero hay dudas).

Lou fue descripta por su marido, el filólogo Fredrich Andreas, quien en vano intentó tener sexo con ella -pese a lo cual, convivieron durante más de cuarenta años- como "a la vez, una hoguera y un témpano". Sus contemporáneas, salvo la feminista Frida von Büllow, la detestaban; los hombres se postraban ante su belleza y al tiempo huían, alarmados por una inteligencia superior. Quizá nadie la definió mejor que Freud (para quien Lou encarnaba a la suprema femme fatale ): "Todas las debilidades femeninas y quizá la mayoría de las humanas le eran ajenas, o las había vencido en el curso de su vida". Casi nadie pudo entender que una mujer físicamente tan voluptuosa y seductora poseyera, a la vez, la mente de un científico, la disciplina de un soldado y la inocencia de una virgen. Que lo fue hasta pasados los treinta años, cuando entró en su vida nada menos que Rilke, el poeta, quince años menor que ella; ambos descubrieron juntos el sexo y el vuelo de la creación artística, y el autor de Las elegías de Duino le guardó gratitud perdurable por haberlo formado como artista y como hombre. Juntos viajaron en 1900 a Rusia, la patria de Lou, y recordaron siempre al hermoso caballo blanco que vieron una noche, desde la ventanilla de un tren, galopando por la vasta planicie rusa, a la luz de la luna: imagen de la libertad y la alegría de vivir.

Con Nietzsche y su amigo Paul Rée, las cosas fueron muy distintas. Quedó, de ese casi grotesco menaje à trois (pero sin sexo), una curiosa fotografía, en la que Lou, desde un carro rústico, fustiga con un látigo a los dos amigos, que ocupan el lugar de los animales de tiro. Nietzsche nunca le perdonó a Lou el haberle hecho concebir proyectos matrimoniales, a raíz de un beso que ella aceptó (o toleró) a orillas de un lago italiano. En cuanto a Freud, su reconocida ambigüedad en la relación con las mujeres marcó los límites respecto de esa discípula excepcional y demasiado atractiva. Lou terminó devorada por el cáncer, en su casa de Gotinga, cercada por los nazis, que incendiaron su espléndida biblioteca en cuanto ella murió.

Allí, en esos últimos años, aborda Mario Diament (1942, talentoso autor de Crónica de un secuestro , Cita a ciegas , Informe sobre la banalidad del amor ) el personaje, retrocediendo puntualmente hacia sus desplazamientos topográficos y eróticos. No hay, estrictamente hablando, una estructura dramática, un conflicto, sino un desfile de estampas, a la manera de un álbum. Algún recorte -el encuentro con Víctor Tausk, por ejemplo- aliviaría la excesiva extensión. Quizá la trayectoria de Lou necesitaría un tratamiento menos formal, más delirante. Las imágenes son muy bellas, admirablemente servidas por las proyecciones y las luces del magistral Tito Egurza. A María Socas se la ve hermosa y elegante; Horacio Roca, como el resignado filólogo, y Héctor Bidonde, como Freud, imponen su autoridad de veteranos sobre un elenco empeñoso. Con su habitual solvencia, dirige Manuel Iedvabni.    

 


 


TOP
VOLVER ARRIBA
-

----
-----

----


VER OTROS TRABAJOS
( OTHER WORKS)
-----

BOTONES ENLACES A PAGINAS:

PRINCIPALCURRICULUMCRONOLOGIAPREMIOS
TRABAJOSNOTAS TEORICASDIRECCIONES
.

  

 ESTA PAGINA SE VE MEJOR CON  MONITOR SETEADO EN 800 x 600 Y 16M DE COLORES - LAS IMAGENES DE ESTA PAGINA SON PROPIEDAD DE TITO EGURZA Y ESTA PERMITIDO LEVANTAR Y GRABAR PARA FINES PEDAGÓGICOS Y/O DE DIFUSIÓN CULTURAL - ESTA PROHIBIDA LA PUBLICACIÓN Y/O DIFUSIÓN POR CUALQUIER MEDIO CON CARÁCTER COMERCIAL SIN PREVIA AUTORIZACIÓN DE SU AUTOR QUIEN SE RESERVA TODOS LOS DERECHOS SOBRE ESTE MATERIA